Recupera Salum eficiencia en el tratamiento de aguas residuales

  • Termina Alcalde con 16 años de descuido en la PTAR Oriente, con trabajos de desazolve
  • Durango seguirá tratando el total de sus aguas para garantizar su desarrollo sustentable

Tras 16 años de no ser atendida la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR) Oriente, en su mantenimiento y actualización, el Presidente Municipal Jorge Salum del Palacio recuperó la capacidad de saneamiento de sus lagunas de aireación, para que Durango siga como una de las pocas ciudades en el país que trata el 100 por ciento este tipo de aguas.

Así lo constató el Alcalde capitalino durante una visita de supervisión en la Planta de Tratamiento, de la que se extrajo un volumen de 290 mil 400 metros cúbicos de lodos para reducir cuantiosamente los costos de operación, aumentar la calidad del agua saneada para su reúso y la disminución importante de olores.

Para los trabajos de desazolve, mediante equipo acuático especializado para el dragado de lodos, fue necesario invertir más de 13.2 millones de pesos, generados gracias a una eficiente estrategia técnico administrativa implementada en AMD, confirmó el Munícipe.

El director de AMD Rodolfo Corrujedo Carrillo explicó que, al quedar fuera de las prioridades de mantenimiento y actualización en 16 años, en esta Planta se elevó en demasía el costo de saneamiento de cada litro de agua recibido.

Tal descuido provocó que las lagunas de aireación, principal proceso del tratamiento, se azolvaran casi hasta la inutilidad, pues las aguas residuales se mezclaban con la gran cantidad de residuos acumulados en una década y media.

Por esta razón, dijo, cada litro tratado implicaba un gasto enorme en energía eléctrica, frecuentes fallas y su consecuente reparación, entre otros gastos producidos por la ineficiencia, lo cual ahora termina con la intervención que impulsó el Alcalde Jorge Salum.

Corrujedo Carrillo destacó que la PTAR Oriente es la principal y más grande con las que cuenta AMD, en ella se procesa el 75.1 por ciento de las aguas residuales descargadas por los habitantes, a razón de mil 650 litros por segundo.

El agua, después de saneada, cumple con las normas mexicanas ambientales para su aprovechamiento en el riego de áreas verdes, parques y jardines, en la producción de forraje ganadero, para la generación de energía eléctrica y también en la industria de la construcción, de ahí su importancia para Durango, indicó.

La ciudad de Durango, en total, cuenta con cinco plantas de tratamiento, PTAR Oriente, Sur, Cristóbal Colón, Dalila y Del Parque, las que hacen de la capital una de las únicas ocho ciudades de México que tratan el 100 por ciento de las aguas residuales producidas por la urbe, finalizó.