Instalación de las Alarmas Vecinales de Emergencia

Con el respaldo de empresarias duranguenses, el Gobierno Municipal comenzó la instalación de las diez Alarmas Vecinales de Emergencia o chicharras de alerta en varios poblados y asentamientos de la mancha urbana, como parte del proyecto Juntos por las mujeres, por una vida libre de violencia.

  • En esta primera etapa del proyecto Juntos por las mujeres ya se instalaron tres alarmas: en Chupaderos, el fraccionamiento San Marcos y la colonia Asentamientos Humanos.
  • Además se colocarán en los poblados, 5 de Mayo, 5 de Febrero, Morcillo y La Tinaja; en la colonia Promotores Sociales y los fraccionamientos Valle del Mezquital y Villas del Manantial.
  • Con ello se da seguimiento al Programa de Mujeres Construyendo la Paz (MUCPAZ), del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres).
  • Los principales beneficiados de este proyecto serán los Comités de Mujeres Construyendo la Paz (MUCPAZ).
  • Serán capacitados para sacar el mejor provecho de dichas alarmas vecinales de emergencia, teniendo como base la instrucción previa del IMM con el uso del silbato rosa. 
  • Las chicharras de alerta tienen una capacidad de 60 a 100 metros de distancia en línea abierta.
  • El proyecto de Alarmas Vecinales de Emergencia se lleva a cabo con la participación de empresarias duranguenses en coordinación con el Instituto Municipal de la Mujer (IMM) y la gestión de la Dirección de Fomento Económico.
  • La Dirección Municipal de Fomento Económico buscó la participación de empresarias mediante una aportación para la instalación de las Alarmas Vecinales de Emergencia.
  • Los comités vecinales ya organizados tendrán un papel muy importante en la reacción y la procuración de seguridad inmediata para quienes hagan uso de los dispositivos de alerta.
  • La sola presencia de los dispositivos de alerta ha brindado una sensación de seguridad y de vigilancia constante.
  • Con el apoyo interinstitucional y la Iniciativa Privada se concretan estos proyectos en atención a la problemática de seguridad que viven las mujeres que regresan a sus hogares por la noche.
  • Estas chicharras se suman a los 22 botones de pánico instalados en distintos lugares de la ciudad, para atender y mitigar situaciones violentas hacia las mujeres en calle.