Trabaja Municipio en la reconstrucción del tejido social

  • Durante el 2020, el Juzgado Cívico atendió 710 conflictos vecinales y realizó 514 audiencias conciliatorias

En este 2021, el trabajo continuará fuertemente para la reconstrucción del tejido social a través de la consolidación de la justicia, el orden y la paz, con el propósito de contar con una sociedad duranguense con mayor armonía, tal como lo impulsa el Presidente Jorge Salum del Palacio, aseguró el titular del Juzgado Cívico, Mario Pozo Riestra.

El funcionario municipal destacó que durante el 2020 se atendieron 710 conflictos de índole vecinal y familiar, lo que obliga a redoblar esfuerzos para que en este año que inicia las condiciones de armonía imperen en la ciudadanía de la zona urbana y de los poblados.

Fue a través del Centro de Mediación donde se recibieron los 710 conflictos vecinales y se realizaron 514 audiencias conciliatorias, en diferentes colonias, fraccionamientos y poblados.

Pozo Riestra precisó que la principal problemática principal se derivó en agresiones verbales, ruido, humedad en bardas, invasión de cochera, mientras que en zona rural fue la falta de pago de agua potable.

Por ello, dijo, área de Vinculación Social creó Comités de la Buena Vecindad dentro y fuera de la mancha urbana, para tener un mayor acercamiento con los ciudadanos ante los conflictos en sus asentamientos, a fin de poder implementar la mediación y reconciliación de los implicados, a fin de generar un buen ambiente en el municipio.

Derivado de la contingencia sanitaria causada por el coronavirus, se abrió una línea telefónica para brindar atención a la ciudadanía en temas de conflictos vecinales y familiares, la cual es vía whatsapp 6182197721.

La justicia, el orden y la paz siguen siendo los ejes rectores del Gobierno Municipal; por ello, se sigue invitando a la ciudadanía a acercarse al Juzgado Cívico para atender conflictos de índole vecinal y familiar, presentados en las cercanías de sus hogares.

Asimismo, el Juez Cívico exhortó a la población hacer un buen uso de las líneas de emergencia para dar prontitud en la atención y no generar inconvenientes que afecten a otras personas que requieran ser atendidos.